Loading...
Estilo de vida

Cómo meditar pequeña guía para principiantes

Mini guía aprender a meditar
Inicio » Estilo de vida » Cómo meditar pequeña guía para principiantes

¡La mini guía para principiantes que esperabas!

Muchas personas se interesan en la meditación, pero tienen la falsa creencia de que requiere algún tipo de preparación especial, que deben de llegar a algún estado de alteración de la consciencia (cuanto daño ha hecho el cine), etc.

Dicho esto, meditar es fácil, con el tiempo y la práctica, se pueden llegar a diferentes estados físicos, mentales y espirituales, pero eso lo dejaremos para futuros artículos.

Se pueden dar muchos consejos. Por lo general, difieren según la escuela o técnica adoptada, pero algunos son universales y pueden ayudar al meditador, y guiarlo en su nuevo camino. De la misma manera, es posible descubrir la meditación de una manera muy simple al principio, para avanzar hacia una práctica más avanzada a medida que progresamos.

¿Cómo meditar?

Olvida lo que crees que sabes sobre la meditación

Este es ciertamente el consejo más importante y, al mismo tiempo, el más difícil de aplicar. Cualquier persona interesada en la meditación buscará reunir información aquí o allá, para poder encontrar la mejor manera de llevar a cabo su objetivo, meditar fácilmente en casa, el despacho, etc.

Sin embargo, al meditar, olvida todo lo que has leído, escuchado, entendido. Es importante acercarse a la meditación con la mente totalmente libre, disponible, libre de creencias y expectativas. Así es como estarás completamente abierto a las sensaciones y sentimientos en todas sus formas, para aprovechar al máximo tu sesión de meditación.

Como os decía, esas creencias basadas en estereotipos como por ejemplo dejar la mente en blanco, debemos de dejarlos a atrás, dejar la mente en blanco es dejar la mente en blanco, y meditar es meditar.

Un lugar propicio, un estado de ánimo favorable

Si es necesario acercarse a la meditación con la mente liberada de todas las creencias, también hay que tener calma, porque una mente inquieta causará un torrente de pensamientos, un cuerpo inquieto, y así sucesivamente. Tomate unos minutos para hacer un descanso durante el día, del ritmo diario.

Si tienes un lugar dedicado a la meditación, será aún mejor, ya que la instalación física marcará un escenario que traerá el espíritu que necesitamos para la práctica.

Comienza la meditación

  • Siéntate en un cojín en el suelo, en la posición requerida por la técnica de meditación que hayas elegido.
  • Si solo quieres probar, la posición de medio loto es suficiente. El loto puede ser incómodo al principio.
  • Incluso puede sentarse en una silla con los pies planos, las manos sobre las rodillas y la con la espalda recta y bien apoyada. Como puedes ver, no se necesita mucho para empezar a meditar. Sigamos.
  • Levanta los hombros, luego déjalos caer naturalmente. Rectos, sin rigidez, sin embargo. Imagina una cuerda que tira ligeramente de la parte superior de tu cráneo. No te preocupes demasiado por tu relativa falta de flexibilidad, este no es lo más importante en este momento.
  • Una vez que se adquiere esta posición, concéntrate en tu respiración, a menudo es la causa de la agitación. Al respirar profunda y plenamente, consciente de cada inspiración, y luego de su expiración, del camino del aire en ti y en tu cuerpo, ya alcanzarás un primer estado de relajación y concentración, la conciencia. Fácil ¿verdad?
  • También puede prestar atención a su cuerpo, centrándote en cada extremidad, en cómo se coloca, que presiona en el suelo, y lo que pesa. Observa mentalmente cada parte de tu cuerpo, por ejemplo, moviéndote hasta la cabeza. Es solo cuestión de estar interesado en lo que sientes por cada una de estas partes y no de juzgar su apariencia, su belleza, etc. Solo observamos.

Una nota sobre los pensamientos

Cuando los pensamientos crucen por tu mente, simplemente mírelos pasar sin prestar atención. Es una buena señal, algunos maestros asiáticos le llaman la mente mono.

Son una producción de tu cerebro que aún no puede dejar de producir, analizar y pensar. No son la realidad que estás buscando. No intentes detenerlos. Déjalos ir, sin preocuparte. Si te ayuda una imagen gráfica, pasa estos pensamientos como la pagina de un libro, sin prestar atención a lo que hay escrito, simplemente pasa de página.

Tómate todo el tiempo que necesites para concentrarte en tu respiración o en cada parte de tu cuerpo, incluso una y luego la otra. Una vez hecho esto, intenta mantener este estado un poco más de tiempo, disfruta de la sensación… ¡Ya estas meditando!

¿Y ahora? ¡Seamos pacientes! Una sola sesión de meditación solo puede brindarte una relativa calma y relajación, pero es un principio. Mira esto como una primera gota de tinta en el agua. Parece que no ha cambiado nada, pero poco a poco, gota a gota, el agua ira adquiriendo tonalidades hasta obtener el color deseado.

Así es como la meditación funcionará. Primero tendrás que estar bien durante la sesión de meditación, para ver poco a poco, sin pausa, el progreso en todos los aspectos de su vida.

Sumario
Cómo meditar, pequeña guía para principiantes
Nombre del articulo
Cómo meditar, pequeña guía para principiantes
Descripción
Una pequeña guía donde explicamos los primeros pasos para aquellos que se quieren empezar a meditar. Es mucho más fácil de lo que la mayoría cree.
Autor
Editor
Bioelementa
Logo del Editor